Economía colaborativa, sharing economy

Economía colaborativa y los nuevos modelos de negocio

Economía colaborativa y los nuevos modelos de negocio
4.5 (90.43%) 23 votes

La Economía Colaborativa está de moda. En los modelos de negocio hay tendencias. Hemos superado un sistema caracterizado por el consumo en masa y vamos encaminados a otro modelo en el que triunfa lo que nos hace sentirnos únicos.

La ecología y reciclaje como forma de vida

Dentro de las nuevas tendencias hay algunas que han penetrado mucho como la Economía Colaborativa. Se acomodan en la sociedad y generan actitudes que se reflejan también en la economía a todos los niveles. Un ejemplo claro es vuelta a lo natural, la proliferación de establecimientos en los que se ofrecen productos naturales o ecológicos y alimentos orgánicos, cuyas características bio aportan beneficios para nuestra salud.

Este tipo de productos esta tan generalizado y tan de moda que cada vez existen más supermercados, tiendas online y restaurantes que incluyen en su carta platos realizados con productos ecológicos u orgánicos, así como restaurantes veganos. Es la Ley de la oferta y la demanda, esto sí que nunca ha cambiado, ni cambiará.

Tecnología y confianza en las transacciones online

Como vemos la sociedad cambia muy rápidamente, cambian las modas, los clichés y las tendencias. Todo lo anterior unido a algo que es una enorme obviedad, la revolución tecnológica y de la comunicación online en la que estamos sumergidos, suponen también un cambio en los patrones de consumo que nunca antes se habían producido.

Además, el comercio electrónico no para de crecer en España.

Facturacion del comercio electronico en España no ha parado de crecer

En 2014 se facturaron en nuestro país a través de compras online más de dieciséis mil millones de euros (16.259 millones de €). El ultimo informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha confirmado que la tendencia en 2015, así como la previsión para los próximos años, es de un crecimiento exponencial.

Cada vez el consumidor realiza más compras a través de Internet, ha perdido la desconfianza que planeaba hace años alrededor de las compras online. Los negocios online ofrecen unos precios que suelen ser muy competitivos frente a los que nos ofrecen los establecimientos convencionales. Han conseguido romper esa barrera de desconfianza y han conseguido que el consumidor adquiera la seguridad de que sus adquisiciones se van a realizar de una manera satisfactoria, sencilla y sin imprevistos.

Existen otras circunstancias como la mala gestión de las crisis de reputación online, que en ocasiones son un verdadero quebradero de cabeza para los negocios prósperos, pero que gestionadas de manera inteligente se convierten en una mera anécdota.

Tendencias colaborativas basadas en el fomento del ahorro

Hace unos años comprar en establecimientos para clientes con alto poder adquisitivo era símbolo de poder y de éxito, hoy tiene unas connotaciones relativamente negativas. Las tiendas más exclusivas de las grandes ciudades prestan servicio de entrega a domicilio para que el cliente, una vez hecha la compra, reciba sus compras en casa. De este modo nadie observa que te has gastado en un rato lo mismo que otros ganan al mes, el sueldo de un mileurista. Conciencias tranquilas.

Vivimos en una época de crisis en la que lo ostentoso está mal visto, lo verdaderamente cool es ahorrar en lo cotidiano, sacar el abrigo de la abuela, desempolvar las bufandas de lana con estampados imposibles de tu madre, la bicicleta de segunda mano y no cortarte las puntas del pelo en años. Hace un tiempo esto era vintage, ahora es la moda hispter que tiene su música, sus referentes y su propio estilo de vida. Con todos estos modelos de comportamiento no es de extrañar que la Economía Colaborativa haya tenido tanto éxito.

Infografia sobre economía colaborativa y nuevos modelos de negocio

Economía Colaborativa: Nuevo modelo de negocio

Parecía que nos encontrábamos en el último peldaño de la escalera, que habíamos alcanzado la cima pero, una vez más, se ha dado una vuelta de tuerca al modelo. Se creía que ya estaba todo inventado y que no se podía innovar más pero nos equivocábamos, habíamos subestimado nuestra capacidad para crear un nuevo modelo de negocio: Sharing economy o economía colaborativa.

Pues bien, la clave ¿Qué es la economía colaborativa? Existen multitud de acepciones pero haciendo una sintesis entre todas ellas podemos decir que es

una red de oferta y demanda que, mediante el establecimiento de vínculos a través de plataformas digitales o redes sociales, cubre las necesidades de particulares de compartir, de prestar o de alquilar todo tipo de servicios o productos 

El concepto de economía colaborativa es compartir lo que tenemos, colaborar con las necesidades puntuales del resto de la sociedad con cosas que tenemos en casa y que, para la gran mayoría de la población, no es necesario comprar porque les damos un uso muy ocasional. De este modo, con la economía colaborativa todos los actores obtienen beneficio porque por un lado, unos hacen rentable la inversión que realizaron en la compra de ese objeto y, por otro lado, otros no tienen que comprar un producto, realizar una inversión en algo que van a utilizar muy ocasionalmente.

El modelo de economía colaborativa está basado en el ahorro y en la ecología, frente al consumismo sin control. Un ejemplo recurrente para aclarar el concepto es la maquina de taladrar. En alguna ocasión podemos necesitar un taladro para realizar un agujero en la pared de casa o algún trabajo similar, pero no es algo muy habitual, es algo ocasional. La inversión que tenemos que realizar para tener esta maquina es alta en relación al uso que le vamos a dar, por lo que es muy normal pedir a algún familiar o conocido un taladro, ahora tenemos la opción de alquilar un taladro por un día, realizar nuestra tarea y devolverlo por un módico precio.

También se considera que la venta de productos de segunda mano contribuye a fomentar y profundizar en estos valores de reciclaje, de ecología frente al consumismo, cuya máxima podría ser, “lo que tú ya no usas es útil para otro”. Las tiendas de segunda mano ya son muy habituales, tanto online como off line.

La particularidad es que se han visto favorecidas por esta mentalidad de ahorro, de ecología y actualmente comprar algo que a otro ya no le sirve no está socialmente mal visto, al contrario, es algo que tiene connotaciones positivas ya que estas ahorrando tú, ahorras energía al planeta tanto por las materias primas que se emplean en la elaboración del producto como en la energía que han consumido en los procesos de fabricación del mismo, compras algo que otro ya no usa; todos ganamos.

Casos de economía colaborativa de gran éxito:


Chicfy, venta de moda femenina entre particulares. Se definen como el gran mercadillo online. El secreto del éxito de esta empresa ubicada en Málaga es, por un lado la dedicación, el cuidado y supervisión de su servicio y, por otro lado, la calidad que requieren a los usuarios en cuanto a las prendas, la información y las imágenes de la ropa o complementos que ofrecen en sus perfiles.

Blablacar compartir coche en España y Europa. Plataforma que pone en contacto a conductores y viajeros que tienen un origen y destino similar para compartir vehículo. El conductor llega a un acuerdo económico con los ocupantes que después de la experiencia pueden votar y comentar aspectos positivos y negativos del viaje, recomendar ese conductor a los demás usuarios. Esto genera interacción entre todos los usuarios, además de ofrecer garantías y confianza a futuros viajeros a la hora de decidir realizar un desplazamiento con un conductor u otro.

Tudomus, inmobiliaria. Un particular que quiere vender una casa publica su anuncio y el resto de usuarios pueden realizar dos acciones. Una de ellas es ayudar al vendedor a encontrar un comprador. Para esto lo promocionas en tus redes sociales y compartes el anuncio con sus contactos, si alguno de los usuarios captados por esa promoción compra o alquila esa casa, ganas el premio que haya establecido previamente el promotor. La otra acción se denomina colaboración, participando en la venta o alquiler de la casa. Se realiza una función de personal shopper acompañando al comprador a ver la casa y aconsejando al comprador, por la compra o alquiler a través de este medio también se recibe un premio o compensación.

Helping Network, ayuda a los demás y mejora tu karma. Es una plataforma muy similar a lo que conocemos como intercambio de ayuda o banco de tiempo. Tienes que ayudar al resto de la comunidad y conseguir puntos de karma, cuantos más puntos tengas, gracias a esa ayuda prestada, más ayuda podrás pedir también. Según ellos todos somos especialistas en algo y, muchas veces, necesitamos ayuda que familiares o amigos no nos pueden prestar y podemos contar con otras personas que están más cerca de lo que pensamos. Ese es el objetivo de esta plataforma, acercar a personas que ofrecen cosas con otras que las demandan. Tiene un sistema de puntuación y comentarios que le hace generar confianza entre los usuarios.

Debates sobre este nuevo modelo de negocio

Hay multitud de ejemplos de este tipo de plataformas que acercan a las personas con el fin de ofrecerse servicios u objetos que ya no usan y suelen tener gran aceptación en todos los aspectos. En general, hay confianza gracias a las valoraciones y a las opiniones ya que para que la experiencia sea segura y agradable las dos partes se suelen esforzar en el intercambio. Un buen comentario o una buena puntuación suponen un gran beneficio. Hoy en día los consumidores otorgamos gran valor a la opinión del resto de la comunidad, nos interesan sus experiencias y las tenemos muy en cuenta.

Existen regulaciones normativas a nivel estatal y de la Unión Europea que, en ocasiones, complican la total implantación de estas plataformas. Un caso de esto es Uber en España, que tuvo que retirarse del mercado.

También hay diferentes opiniones sobre la ética de estas plataformas de economía colaborativa en relación a la ausencia de regulación y a la idea de que en realidad se están realizando servicios y transacciones que deberían ser realizadas por un profesional que obtendría unos honorarios por ello.

Algunas personas plantean la incoherencia de este nuevo modelo de negocio ya que su misma denominación está compuesta por dos conceptos contradictorios como son economía y colaboración. Son dos sustantivos opuestos que hacen que su denominación constituya algo irreal y engañoso para el consumidor que entiende que al ser “colaborativa” está realizando algo bueno e inocente, sin embargo, existe beneficio económico.

Hay que tener presente que aún no se pueden entrar a cuantificar las consecuencias a medio o largo plazo en la economía de los estados, no sabemos si sus efectos van a ser positivos o negativos.

Además, ¿dónde está el límite de la colaboración? ¿Cuándo deja de ser un acuerdo entre particulares y comienza a ser un negocio? Parece que es un nuevo modelo de negocio mejor, más solidario, pero ¿existe un beneficio? ¿quienes son los que se embolsan esa rentabilidad?

Algunos prevén que en unas décadas una parte importante de la economía estará basada en este tipo de servicios, ofreceremos lo que nos sobra, lo que usamos ocasionalmente, nuestro tiempo o nuestro talento desde casa, sin acudir a un lugar de trabajo, gracias únicamente a nuestra conexión a Internet.

¿Qué opinas sobre este nuevo modelo? ¿Usas alguna de estas plataformas? ¿Crees que son realmente útiles y que nos hacen la vida más fácil?